Seguidores

jueves, 19 de marzo de 2009

Fotografiando Caballitos del Diablo

Los Odonatos, esos pequeños seres alados que habitan en nuestros humedales son los protagonistas hoy, las imágenes son de hace varios años, pero me apetecía enseñaros algo de aquellas sesiones con estos caballitos del diablo con los que tanto disfruté y aprendí, las imágenes corresponden casi todas a calopteryx xanthostoma, se trata de una pequeña Libélula o Caballito del Diablo, acostumbran a vivir muy cerca del curso de ríos, embalses y charcas con abundante vegetación, sus vuelos nos acompañan en los paseos por éstas zonas, disfruté mucho fotografiando a estos pequeñajos, para ello no quedaba más elección que adentrarse en su medio, así que ya dentro del cauce de un pequeño río, perseguirlos cámara en mano era realmente sencillo y fresco, ya que las imágenes son del mes de julio, con lo cual se agradecía estar a remojo, acercarse a ellos para conseguir las imágenes no fué realmente dificil ya que caminando sigilosos por el cauce sin movimientos bruscos se consiguen acercamientos realmente sorprendentes, usé dos tipos de óptica, un 100mm macro y un gran angular el 17-35mm, con este último se consigue sacar algo del hábitat donde se localizan y dan a las imágenes un aspecto diferente, la distancia de enfoque con este objetivo era muy corta a escasos centímetros del bicho, imaginaros lo sociables que son, mientras fotografiaba a un ejemplar, un molesto mosquito que rondaba por mi cabeza fué victima de uno de los sujetos que aparecen en el artículo, en la cuarta de las imágenes se aprecia al magnífico depredador saboreando a su victima, el animalejo alzó el vuelo se dirigió hacia mi y lo capturó delante de mis narices para mayor asombro, algo realmente increible.

Para fotografiar a éstas especie es fundamental llevar un bañador o algo de ropa que se pueda mojar, crema para los mosquitos, zapatillas para caminar entre las resvaladizas piedras del río y uno o dos cuerpos de cámara, varios objetivos, anillos de extensión y algo fundamental uno o dos pequeños flashes, mucho cuidado con nuestro equipo, ya que nos encontramos dentro del agua y cualquir resvalón nos puede fastidiar irremediablemente el equipo.
Los Caballitos del Diablo son unos incansables cazadores de mosquitos, digamos que nos libran de varios miles de éstos incomodos seres, en la imágen el cazador al que estaba fotografiando y la victima que rondaba por mi cabeza.
Pasan la mayor parte del día en posaderos despejados como plantas acuaticas, espadañas, lirios y ramitas mientras controlan a los innumerables mosquitos y demás seres de tamaño pequeño que vuelan cerca de ellos que poder llevarse a la boca.
Durante la época mas ardiente de estos pequeños, podemos obtener imágenes como la que os muestro de una parejita, ambos adoptan ésta típica postura en forma de corazón, consiguen hasta incluso volar.
Posteriormente las hembras acuden a colocar los huevos en las plantas acuaticas que se encuentran en la superficie del agua, allí depositan sus huevos de los que saldrán las futuras generaciones que poblarán los cauces de nuestros ríos.

12 comentarios:

  1. Me encantan las libelulas!!!!

    Me acuerdo de veranos pesacando a las orillas de los pantanos y verlas revolotear al rededor de la orilla, de colores! azul y rojo!

    Muy bonitas las fotos me gustan mucho!!!! Saludos! :)

    ResponderEliminar
  2. Jo menudas fotos Javier, muchas gracias por darnos tanto placer visual, yo también voy a seguir tu blog con atención, ale un fuerte abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. Bonita serie, es una aficcion esta de las libelulas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No solo son buenas fotos, sino también lo que cuentas. Es un placer aprender cosas así.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Por aquí las llaman popularmente "espia dimonis" (espia demonios).
    Estos alados de vuelo tan singular, ahora rápido, ahora casi estático siempre me han llamado la atención por sus colorido cuerpos y sus alas. Alguna vez he intentado fotografiarlas, pero nunca con resultados que se hayan parecido, ni por asomo, a estas magníficas fotos tuyas.
    Por descontado que ni me he planteado el arriesgar mi equipo metiendome en el agua con él.Eres un valiente!... claro que el resultado valió la pena.

    ResponderEliminar
  6. Vuelvo a reiterar, que disfruto con series de fotos que cuentan una historia, en este caso, un resumen de la biología de esta curiosa especie tan coqueta. Si las fotos, son tan logradas como las que presentas, ya esto se convierte en un documento de lujo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tus fotos son increíblemente maravillosas. Muchas gracias por tu mensaje en mi blog, me ha encantado saber que no sólo yo me llevo "porquerías", según la familia, a casa y que disfruta con ello, jajaja.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Fantástica serie Taju. A ver cuando vienes por los Madriles, el pelos y yo tenemos ganiñas de verte y campear por ahí. Me gustaría darte un toque por teléfono, ¿en qué horario tarde-noche te viene bien?.
    El Osquiñar.

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas fotos. Sí que son sociables. Se te posan en las manos o en los pies en un ratito que estés ahí observándolas. A mí también me entretiene mucho y las he visto aparearse y todo como tú. En fin, un placer más de observar la naturaleza.

    ResponderEliminar
  10. Son unas fotos increíbles, de verdad. He linkeado una en mi blog, espero que no te importe. Un saludo!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails