Seguidores

sábado, 7 de marzo de 2009

Fotografiar Cigüeñuelas


La Cigüeñuela (Himantopus himantopus) es una pequeña ave limícola de alargadas patas de color rosa y tonalidad de plumaje de color blanco y negro, para los profanos diremos que se trata de una réplica casi en miniatura de la archiconocida por todos Cigüeña blanca, aunque la especie que nos ocupa no acostumbra a instalar sus nidos en las iglesias o torres, sino más bien en el mismo suelo. La Cigüeñuela tiene una ámplia distribución por buena parte de las zonas húmedas de la Península, desde ríos hasta colas de embalses, canales, marismas, lagunas, etc. Se trata de aves que utilizan las masas de agua para alimentarse, aunque a veces se las puede ver en zonas adyacentes buscando insectos. Suele ser como la mayoía de las limícolas de hábitos migratorios, si bien algunos ejemplares suelen quedarse a pasar el invierno con nosotros.
La práctica de fotos con aves, tanto de ésta como de otras especies, debe tratarse de tal forma que no influya para nada nuestra actividad en la conducta de los sujetos que vamos a fotografiar, prestando especial atención de no molestar a las aves nidificantes y mucho menos realizar decorados arrancando ramas o hierbas para poder obtener buenas imágenes de aves incubando o pollos en nidos.
Realizaremos nuestras jornadas fotográficas en el momento que las aves llegan a la Península procedentes de sus cuarteles de invernada en África, es en éste momento cuando mayor es el número de aves que podemos fotografiar, podemos obtener buenas imágenes de aves alimentándose, en vuelo, cópulas, grupos descansando a una sola pata, etc. Quizá nos retrasemos demasiado y encontremos a éstas aves ya incubando, lo notaremos por el intenso griterío que emiten las aves que revolotean sobre nuestras cabezas, en éste caso tendremos que alejarnos de la zona a fin de no molestar a las aves o pisotear a nuestro paso las nidadas que instalan en el suelo, será mejor volver fuera de la temporada de cría allá por el mes de Agosto y disfrutar de las enormes concentraciones que acontecen por esas fechas.
Se trata de unas aves para nada confiadas, que huyen de nuestra presencia, yo personalmente acostumbro a realizar mis sesiones fotográficas desde el interior de escondites de tela (hides), al borde de alguna zona húmeda con presencia de la especie, asimismo, podemos idear todo tipo de artilugios que nos permitan realizar fotografías sin estar nosotros presentes.
Cualquier teleobjetivo que sea relativamente grande (nos referimos entorno a los 300mm en adelante), nos puede servir para fotografiar a estas simpáticas aves en su medio natural, unos duplicadores a los que echar mano en caso de lejanía de las aves y un sólido trípode nos serán de gran ayuda en nuestras jornadas fotográficas.
Aprovecharemos como no para fotografiar a otras especies que nos salgan al paso y que compartan el mismo hábitat que las Cigüeñuelas.
En ésta especie llaman poderosamente la atención esas enormes patas tan delgadas como unos finos alambres que la permiten vadear pequeñas lagunas en busca de su alimento.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails