Seguidores

viernes, 13 de febrero de 2009

Búho Chico (Asio otus)

Ahora que comienza a despuntar la primavera, los Búhos chicos (Asio otus), unas pequeñas rapaces nocturnas, muy similares en cuanto al diseño del plumaje al gran Búho Real (Bubo bubo), pero en tamaño mucho más reducido, comienzan a incubar en los antigüos nidos de otras rapaces diurnas, Cuervos o Urracas, hace solo unas semanas se les podía encontrar en pequeños grupos de varias decenas de individuos reunidos juntos durmiendo al cobijo de arbustos y árboles en zonas umbrias y oscuras, ahora soportan estoicamente los rigores de éste invierno al que ya queda poco, hace varios años que los sigo de cerca, no tanto como yo quisiera, pero controlo los nidos, sin molestar como es lógico, observándolos a distancia con ayuda del telescopio, en la zona que suelo ir, el bosque de ribera de un pequeño río, los Búhos crían todos los años algunos en buén número, a veces forman pequeñas "colonias" de cría, localizandose los nidos muy cerca unos de otros, depende en grán medida de los nidos que no han caído durante el invierno de las Urracas de la zona, cuando hay muchos nidos en pié hay muchas parejas criando, cuando el viento los tira al suelo, solo una o dos parejas crían, en algunos paises europeos colocan cestas de mimbre para que éstos búhos nidifiquen, es una idéa que siempre he querido probar, pero que aún no he puesto en marcha, de ésta forma si no hay disponibilidad de nidos naturales las aves podrán seguír criando con la seguridad de una base bien amarrada y firme que puede durar varias temporadas.
Pollo de Búho chico de varias semanas de edad, aún con el plumón, los inquietos pajarillos abandonan el nido aún sin poder volar, muchos de ellos aparecen en medio de caminos, en carreteras, jardines o en las fauces de cualquier perro que merodee por la zona, en muchisimas ocasiones he tenido que recogerlos del suelo y subirlos a una rama de algún árbol cercano para que no sean presa de cualquier depredador, incluso de nosotros mismos, los pollos no son huerfanos, sus padres están cerca, llevarlos a casa es lo peór que podemos hacer ya que su lugar es ahí, en el cámpo, libres, librándonos de los abundantes roedores que tanto odiamos y que a ellos tanto les gustan.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails